Acerca del desplegado de FEMSA a favor del estadio | Antonio Hernández *


El estadio de fútbol Monterrey como parte del Gran Parque Ecológico La Pastora, es una obra que promueve afectaciones ambientales severas e irreversibles. La información que FEMSA hace pública en su comunicado sobre el proyecto tiene falsedades, y engaña a la población.

El estadio no es proyecto de interés e utilidad pública. No cabe en lo que establecen las leyes para esos conceptos. Tiene una base artificial que no le sirve para sostenerse y justificarse. Por ello requiere el apoyo de movilizaciones inducidas, la gestión benévola de congresistas locales, y el respaldo inmoral del gobierno de Nuevo León.

Bienes públicos concesionados a particulares y el despojo a la comunidad.
Dice FEMSA que existen bienes públicos que son concesionados a particulares para ofrecer un servicio a la comunidad, citando ejemplos conocidos como el Mercado Juárez, Puente del Papa, Mercado Colón, Estadio de Beisbol Monterrey, entre otros, buscando justificar el absurdo de solicitar un bien público para su negocio privado. ¡Lotería!, debió exclamar la empresa cuando se dio cuenta de la tendencia entreguista del gobierno.

La posesión del bien público se mantiene permanente y no debe ser condicionada, como lo hacen ahora las empresas que ostentan la propiedad de lo que antes fue de la comunidad. Hay dos ejemplos. Tome su bicicleta, recorra la ciclopista a lo largo del Río Santa Catarina, y en un punto de la misma, ya no podrá avanzar, porque se encuentra el Parque Río, y resulta que el ingreso a esa zona, tiene un costo. El paso por el Río Santa Catarina, bien público que debiera beneficiar a la comunidad, no es posible, porque el ayuntamiento de Monterrey lo concesionó a una empresa, que cerró el ingreso, y cobra por iacceder a sus instalaciones. El bien público se volvió privado y negocio de una empresa.

El Parque Fundidora es el ejemplo emblemático. La posesión de ese bien público nunca ha sido plena. Los espacios privados dedicados al negocio y lucro que ahí se encuentran (que superan a los que promueve el estado), son caros y el acceso a estos de la totalidad de la población no esta garantizado. Plaza Sesamo, Cintermex, Holiday Inn, Casa de los Loros, Arena Monterrey, Auditorio Coca Cola, una pista de carreras. Cada uno de esos negocios se encuentra dentro del territorio de un bien público, todos tienen como parte de sus actividades la generación de ganancias económicas, realizan actividades que no están al alcance de la totalidad de la población, y lo reprobable de ello, es que su actividad empresarial la realizan aprovechando los valores del espacio público por excelencia en la ciudad. ¿Cuál es el servicio que dan a la comunidad esos negocios? Ninguno efectivo, el servicio es el negocio para si mismos, a costa del patrimonio público, esquema que rexige con insistencia para si, FEMSA.

¿Regalar a FEMSA 25 hectáreas para promover un estacionamiento y afluencia turística a la ciudad? ¿Esas son ahora las razones que tiene la empresa para justificar el despojo? Esa es la idea de Fomento Económico (eso si, sin lucro), así lo publica en su desplegado.

¿Que es de mayor interés público? ¿Regenerar 25 hectáreas para recuperar lo integro del bosque de La Pastora, o usar el área pedida por la empresa para construir ¡un estacionamiento! que requiere el estadio? Así lo ha dicho FEMSA. El estadio requiere más de 20 hectáreas para estacionamiento, buscando sustentar la petición de 25 hectárea para esa obra.

El estadio y los daños a la “ecología”.
Dice FEMSA que es falso que se dañará a la ecología de la zona. La ecología es una ciencia, como las matemáticas, botánica, zoología y cualquier otra. En sentido estricto, nadie va por la vida destruyendo la Parasitología o la Estadística, mucho menos la Ecología. FEMSA no puede dañar la ecología, aunque en este triste mundo material, parece que todo es posible.

Lo que si hará, es dañar la biodiversidad, la riqueza natural que se encuentra en el bosque de La Pastora. Remover 25 hectáreas de vegetación, de un estimado total de 200, si configura un daño ambiental irreversible. La remoción completa de 250,000 metros cuadrados de vegetación para construir el estadio y su estacionamiento no admite mitigación ambiental alguna. ¿Cómo remedias la desaparición irreversible de esa vegetación? ¿Colocando cemento y pavimento donde antes había flora diversa? Eso si es destruir la diversidad natural. ¿O estableciendo 1,100 árboles donde hay mucho más que ese numero? ¿Creando “jardines captadores de lluvia” donde hay un bosque que cumple esa función de modo perfecto? Las justificaciones “ecológicas” de FEMSA no tiene razón de ser. Los beneficios ambientales que en su generosidad sin limites nos quiere dar la empresa, ocurre que se presentan de manera cotidiana. No las necesitamos. Al menos no en el espacio de la comunidad, como excusa para el negocio y el estadio.

Vialidad.
¿Se justifica regalar a FEMSA el bosque para que lo use 20 horas al año, por espacios de 2 o 3 horas? Así lo dice en su desplegado para convencer que el estadio no causara caos vial. 60 horas estimadas anuales, según la información de la empresa. ¿Son las 60 horas anuales de interés e utilidad pública? Más de 8,000 horas tiene un año y FEMSA quiere despojar el bien público para usarlo 60 horas anuales. Eso no es de utilidad e interés público. ¿Quién esta mintiendo?

¿Que impulsa a FEMSA? ¿El negocio de construir un estadio en un terreno con los mayores valores económicos y naturales, o el interés de beneficiar a la ciudad con mejores vialidades?

La empresa tuvo en concesión el uso de un bien público. Controlaba administrativa y financieramente el estadio Universitario, de la Universidad de Nuevo León. En 1996 y hasta 1998, negaron el uso del estacionamiento del estadio a la población estudiantil. El desorden vial fue memorable. Sencillamente no era posible hallar un estacionamiento en toda la Universidad. La educación universitaria si es de interés público, y FEMSA actúo en sentido contrario a esa utilidad, cuando pudo hacerlo a favor. ¿Por que creerle ahora, si los hechos muestran que miente?

Pedro de Alba, columna vertebral de Ciudad Universitaria, es una avenida que en días de partido, se vuelve un caos vehicular. 13 años después de que esa empresa tuvo en posesión el bien público llamado Estadio Universitario, ni una sola mejora vehicular a las calles aledañas implementó. ¿Por que en Guadalupe si, y en Ciudad Universitaria no? ¿En una se vislumbra el gran negocio y en la otra, mientras se tuvo el lucro asegurado, no vio la necesidad de invertir más?

Parque ecológico: Conservación de la biodiversidad como excusa para el despojo.

El gobierno de Nuevo León modifico los esquemas de manejo de la Reserva Natural Sierra de la Silla para que ahí se construyera el Arco Vial Sureste y detonar la urbanización del área protegida. El mismo gobierno decreto la creación del Nuevo Parque Ecológico La Pastora, como apoyo para la construcción del estadio de los Rayados. El estadio requiere vialidades que estén al interior del Nuevo Parque, y las reglas administrativas que rigen el manejo de este, permiten la instalación de infraestructura para el desarrollo de actividades deportivas. Infraestructura en el área natural protegida La Pastora para el estadio. Que casualidad las coincidencias. El gobierno estatal promoviendo negocios privados a costa del patrimonio comunitario.

El modelo de parque ecológico que las autoridades han promovido en la zona conurbada de Monterrey, y que FEMSA usa como excusa para el estadio, no es congruente con valores que respeten la diversidad natural. En todos los casos, incluidos los parques La Pastora, Pipo, La Silla, Ciudad Despierta y Tolteca, la autoridad ha consentido la remoción de la vegetación ribereña, sustituyéndola por cientos de metros cuadrados de pavimento y cemento.

La vegetación a la orilla del río La Silla es relevante por las funciones que tiene. El bosque ribereño en La Pastora es vital para la vida silvestre. Es un corredor biológico por el que puede desplazarse la fauna y conecta de manera directa con el Monumento Natural Cerro de la Silla. El río La Silla se conserva con una calidad del agua mediana gracias a la vegetación que existe en su ribera. Esta funciona como un filtro natural para los contaminantes que se vierten en su cauce, como son las descargas de drenaje existentes. Esa misma vegetación sirve para retener avenidas de agua durante las crecientes del río. Ante la ausencia de esta, las inundaciones serán inevitables.

¿Por qué permitir que siga el modelo vigente de parque ecológico, si este implica remover lo natural que nos descontamina y protege de fenómenos naturales? ¿Para que sustituir lo natural prevaleciente en La Pastora, por asfalto y cemento?

Lo mejor que puede hacer FEMSA, es si construir el estadio, pero en otro lado.

Antonio Hernández.
t608138@gmail.com
Colectivo Ciudadano en Defensa de La Pastora.
http://www.sialestadioperoenotrolado.org/

<!– –>


Publicado en SomosUno Radio: http://www.somosunoradio.org/?p=6802

<!—

Las letras de los marginados

http://www.tag-board.com/my.tag?name=somosuno netscape_support();
Nombre

Email

Comentario(smilies)

rememberme()

–>

~ por Antonio Hernández en 16 marzo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: