Amparo del gobierno de Nuevo León contra la clausura en La Pastora.


d

“…Dejénme reir, para no llorar…”

El gobierno de Nuevo León tiene la tutela de un predio en La Pastora, bien público de toda la comunidad, donde se realizaron desmontes y perforaciones, denunciados por numerosas personas. Esa autoridad interpuso un amparo contra la decisión de la PROFEPA de clausurar el acceso al terreno, mientras se determinaban las sanciones correspondientes. La suspensión definitiva ha sido concedida, por tanto, la clausura hecha por los desmontes, en el predio donde buscan construir el estadio de los Rayados, queda sin efecto.

El amparo del gobierno de Nuevo León contra la clausura por desmontes en La Pastora es el mundo al revés y vuelto de cabeza. Es la extensión de la historia tenebrosa donde la policía y políticos están al servicio del narcotráfico. Las variaciones en este caso son pequeñas, pero el fondo es el mismo. El gobierno estatal, defiende (¿o debiera decir se auto defiende?) a quienes desmontaron, excavaron y perforaron en La Pastora, justo en el sitio donde se quiere construir el estadio de los Rayados. La administración estatal amparando a delincuentes ambientales.

¿Qué nos espera entonces? Hay una afectación ambiental evidente, denunciada. La autoridad relacionada inicia el proceso para sancionar, y el gobierno estatal bloquea los actos que buscan que el daño sea castigado. ¿Dónde se desvió el rumbo? ¿Por qué el responsable de cuidar el patrimonio natural actúa en sentido contrario?

Las consecuencias del amparo del gobierno de Rodrigo Medina son efectivas. Con la evidente probabilidad de que la solicitud de comodato de los terrenos para el estadio sea respondida positivamente por el Congreso, en combinación con la suspensión definitiva de la clausura de los terrenos en La Pastora, FEMSA tiene la posibilidad de iniciar en semanas ante SEMARNAT los trámites para el cambio de uso de suelo e impacto ambiental, y así completar los requisitos oficiales esenciales para el inicio de la obra.

La ruta del binomio gobierno y empresa para la construcción del estadio en La Pastora esta marcada. Hasta el momento, los obstáculos legales para el desarrollo del proyecto han sido desactivados por el gobierno estatal, vía la manipulación de las oficinas responsables del desarrollo urbano y el manejo de las áreas naturales protegidas estatales en Nuevo León, en hechos conocidos como la creación de nuevas áreas protegidas, y sus reglas administrativas a modo para la urbanización de los espacios naturales. El amparo contra la clausura en La Pastora es la última actuación en esa ruta, que debe ser impugnada y rechazada de modo claro.

El gobierno de Nuevo León es soberbio. Olvida su función de garantizar la protección de la ciudadanía, su patrimonio, y mantener la aplicación de la legalidad de forma justa. Es la misma administración estatal la que promueve la violación de las leyes ambientales. En su soberbia olvida que en sus intentos más significativos para despojar a la comunidad del patrimonio natural -Valle de Reyes y Arco Vial Sureste- simplemente no han podido, porque segmentos importantes de la comunidad se movilizan y actúan para cubrir el trabajo que la administración estatal omite, y en el colmo del agravio, actúa a favor del despojo. Si en los otros casos fracasaron, en el estadio, no tendría porque tenerse otro resultado diferente.

Antonio Hernández.

t608138@gmail.com

~ por Antonio Hernández en 27 diciembre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: