La lucha del agua: Monterrey contra Veracruz | Antonio Hernández.


Para Liz.

Las irregularidades de la iniciativa de traer agua desde el río Pánuco hacia Monterrey, en Nuevo León, vía la construcción de un acueducto de más de 300 kilómetros, son evidentes en el más grave de los escenarios, sino es que se tiene también una negativa consciente para transparentar el acceso a los documentos técnicos que justifican la viabilidad de esa obra.

Para que la Comisión Nacional del Agua emita una concesión de aprovechamiento de las aguas nacionales, la solicitud debe contener un expediente con estudios técnicos donde se verifique la viabilidad del uso que se solicita en el requerimiento.

En al menos 6 solicitudes de información hechas al gobierno de Nuevo León, en oficinas como la del gobernador, Obras Públicas o Agua y Drenaje, se negó la existencia de los documentos técnicos, y hasta la entrega del mismo titulo de concesión, siendo que la administración estatal convocó a rueda de prensa para anunciar la obtención del referido titulo, acto innegable para sustentar la existencia del documento.

De tal negativa se pueden desprender hipótesis como que el gobierno estatal obtuvo la concesión de manera irregular, porque le fue otorgada sin tener el expediente técnico que avalara el uso solicitado para las aguas del Pánuco. Esto tendría sustento al recibir en respuesta la inexistencia de los estudios que conformarían el expediente de viabilidad técnica y ambiental del acueducto.

Tal irregularidad se reforzaría si se considera que después en la prensa se publicó que el gobierno de Nuevo León le fue otorgado financiamiento para la realización de estudios técnicos, factibilidad y ambientales del proyecto Monterrey VI, uno de los nombres de la obra que llevaría las aguas de Veracruz a Nuevo León. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó 1 millón de dólares para la realización de los estudios citados.

A la opacidad en el acceso a la documentación del proyecto, se añade que la obra tiene su punto de origen en la zona de un área natural protegida, lo que hace temer que se suscite un componente de afectación ambiental, además de la posibilidad latente de que las actividades productivas que se realizan en la zona sean afectadas, en especial la ganadería y agricultura, que son dos de las principales que ahí se efectúan.

En la comunidad de Reventadero, en el municipio de Pánuco, Veracruz, se localiza el área del río Pánuco donde esta la bocatoma autorizada de la concesión. Ahí corresponde a la zona donde también se localiza el ANP con categoría de Zona Sujeta a Conservación Ecológica y de Valor Escénico (http://www2.ine.gob.mx/publicaciones/libros/360/ver.html) llamada Zona Ecológica Santuario del Loro Huasteco, ubicada en dicha congregación.

Esta se destaca por que en ella se registran precisamente la mencionada especie de loro, Amazona ochrocephala, que para subsistir requiere de cuerpos de agua saludables y estables. Ya los residentes de la comunidad han manifestado su preocupación de que la extracción de agua cuyo traslado sería hasta la capital de Nuevo León no incida en los niveles del río, considerando las recurrentes épocas de estiaje que el mismo presenta.

Las misma comunidad hizo publico en medios de comunicación que la eventual disminución en los niveles del Pánuco afectaría la disponibilidad del agua para las actividades agropecuarias que ahí se efectúan. No sería la primera ocasión en que un impacto adverso asociado a la construcción de presas en Nuevo León tenga consigo ese efecto adverso. Con la construcción de la presa El Cuchillo, los productores de los distritos de riego ubicados en la frontera de Tamaulipas con Estados Unidos, hasta la fecha padecen las repercusiones del uso de las aguas del río San Juan en el embalse nuevoleones.

La realización del proyecto del acueducto hasta Monterrey tiene lógica si se considera que esta en su etapa última la construcción de una obra complementaria para el traslado de agua desde la planta potabilizadora en San Roque, hasta la zona oriente del municipio de García. Esa planta recibe agua de la presa Cerro Prieto, embalse que corresponde al punto final del acueducto con origen en Veracruz. Las aguas de Veracruz llegan primero a la dicha presa en el municipio de Linares.

Parece que el crecimiento de la zona metropolitana de Monterrey con su modelo insostenible actual es inexorable y sera a la zona poniente. Las actuaciones del gobierno estatal son para que ahí se concrete. Además del acueducto local, y el proveniente de Veracruz, se tiene como antecedente el único proyecto público privado que pudo concretar la desaparecida Corporación de Proyectos estratégicos con Abel Guerra, que fue la continuación de la avenida Lincoln hacia el municipio de García, abriendo hacia la urbanización terrenos que se extienden hasta la lejana localidad de Icamole. Un monstruo de ciudad se atisba, y sera hacia donde se oculta el sol. Bienvenidos a la otra pesadilla.

Antonio Hernández.

t608138@gmail.com

~ por Antonio Hernández en 6 enero, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: