La invasión de La Pastora en marcha|Antonio Hernández.


Hoy se público en prensa el extracto de la manifestación de impacto ambiental del proyecto Estadio Monterrey, que se plantea ubicarlo en la zona de La Pastora, en Guadalupe, Nuevo León, junto y al interior del área natural protegida Nuevo Parque Ecológico La Pastora.

FEMSA plantea sembrar 2 mil árboles, entre los que cita encinos y álamos. La zona de La Pastora donde se busca construir el estadio Monterrey tiene registrada vegetación de matorral submontano, como corresponde a los espacios naturales circundantes que existen en el área, (Monumento Natural Cerro de la Silla), casi inmediato a la zona natural estatal. Ha dicho FEMSA que después de remover completa y definitivamente 18.74 hectáreas de ese matorral, plantarán árboles nativos como medida de compensación a lo que talarán. Entre las especies que serán sembradas están encinos siempre verdes (Quercus fusiforme).

¿Porque FEMSA busca sembrar especies del tipo de vegetación “Bosque de encino o Bosque de Quercus, en una zona de matorral submontano? ¿Porque si los encinos son especies naturales de las zonas montañosas, los introducen en áreas que están al inicio del valle?

Porque su proyecto no es ecológico, ni puede ser sustentable, ni mucho menos respetuoso del entorno natural donde quieren construir su obra invasora. Los encinos verdes no es la única especie que FEMSA quiere introducir en un ambiente que no le corresponde, porque a dichos individuos considera añadir el encino roble Quercus polymorpha.

Sembrar especies de un tipo de vegetación en un área que no le corresponde geográfica y ecológicamente, como lo hizo público FEMSA, más si es en el área de influencia de un área natural protegida (Nuevo Parque Ecológico La Pastora), en lugar de ser una medida de compensación o mitigación, se constituye en un impacto ambiental adicional que genera desequilibrios en la zona.

Los encinos no son la única especie que FEMSA piensa introducir en un espacio natural que no le corresponde. Álamos sicomoros, –Platanus sp.- son los ejemplares adicionales que la empresa considera sembrar en la zona de La Pastora. Aunque este género es común en Nuevo León, se encuentra asociado a corrientes de agua mas o menos permanentes. Sembrar especies asociadas a cuerpos de agua en áreas de matorral es otro de los despropósitos que la empresa esta considerando para la zona del estadio, la cual no corresponde a la distribución natural de los mismos.

Las especies de una zona de matorral submontano nunca serán encinos o álamos. FEMSA le ha propuesto a la SEMARNAT sembrar individuos en un espacio que no corresponde a su distribución natural.

Sembrar especies fuera de su ámbito requiere que los recursos que se destinen para que se logre positivamente su siembra sean mayores. Los gastos de agua de una especie de matorral, como las que existen en La Pastora son mínimos. Poner en la zona especies de encinos y álamos, fuera de su espacio natural, hará que los requerimientos de agua sean mayores. Eso es contrario a cualquier criterio de sustentabilidad.

El estadio de los Rayados no es compatible con la vocación de espacio natural que tiene La Pastora. Las medidas de mitigación para mitigar la remoción completa de vegetación que propone FEMSA no corresponden a los valores naturales que la zona posee, y se constituyen en un impacto más de los que de por si tiene ya ese proyecto invasivo del patrimonio natural de la comunidad.

Antonio Hernández.

t608138@gmail.com

Anuncios

~ por Antonio Hernández en 4 marzo, 2011.

6 comentarios to “La invasión de La Pastora en marcha|Antonio Hernández.”

  1. Creo que en parte tienes razón con tu comentario, se ha generado mucha expectativa con este proyecto y la verdad con dinero baila el perro, no creo que el gobierno cuide el ambiente si fuera asi no se permitirian tantas obras en los cerros, que para mi son mas imlacto ambiental que el estadio de rayados, aqui lo unico que importa es cuanto dinero se puede soltar y se utiliza de excusa este tipo de temas, que si la vegetacion, que si el ambiente, que los vecinos no quieren etc, de hecho hasta da coraje ver como el gobierno es hipocrita fingiendo que les interesa cuando es obvio que todo es por el dinero, si tu ganas yo gano, que porqueria

    • Coincido con los planteamientos que haces en tu comentario. El estadio es un proyecto que esta hecho para el negocio, aun y que sus promotores lo nieguen. También en que existen obras con un impacto mayor en las montañas que nos rodean, y demás.

      El texto que hice fue estrictamente ambiental, considerando que la empresa publicó argumentos a favor de la obra en ese aspecto.

      El tema del estadio va más allá de lo ambiental. Tiene que ver con el uso que se le da a los espacios públicos, privilegiando el interés de los particulares sobre el de la comunidad. También el uso que se le da la herramienta de las áreas naturales protegidas como excusa para urbanizar montañas y bosques. El uso de lo público para el negocio privado. Y a eso le añadimos lo ambiental.

  2. Toño, oye, pero … mmm, si hay esas especie en el sitio, al caminar en el bosque de la pastora, las especies de Quercus si coinciden, el hecho que ya no estén ahí, no quoere decir que no las hubiera, ahora bien, la vegetación existente en el sitio pretendido para construcción no es vegetación original, si bien existen especies pertenecientes al matorral submontano, esta comunidad está lejos de ser bien representada, la vegetación original se puede ver en el extremo opuesto del parque donde también se presentan especies como el Chapote amarillo, monillas, hojas doradas entre otros; los Platanus, también pertenecen al bosque de galería del rio La Silla, nada mas hay que ver que sean la especie local… feo seria que quisieran plantar Leucaenas o ficus, palmas datileras…

  3. Carlos: Los datos que tu refieres (existencia de encinos y álamos en la zona, que no es vegetación original, y demás) es información que en el extracto que publica la empresa no se da a conocer. Eso lo sabemos quienes tenemos en mayor o menor grado un conocimiento de la zona.

    La empresa dice: La vegetación existente es matorral submontano, de manera genérica, y con seguridad porque así le conviene. A partir de ahí, son mis valoraciones en el texto.

    El que encinos y álamos si estén en la zona, pero no en el área de matorral actual, no es razón para que se sustituyan de modo inmediato, como la empresa lo quiere hacer. Son especies de distintos tipos de vegetación.

    La zona tiene impacto, y lo conducente es la restauración ecológica. Un trabajo de ese tipo no es tan simple como remover y sustituir especies. Restaurar no es quitar especies de matorral, y cambiarlas por otras. Tampoco eso es mitigación de impactos. Restaurar es algo que requiere mayor análisis, y no la simplicidad conveniente de la empresa.

    Podemos admitir que el matorral no es representativo, y que existen especies de disturbio como las de Leucaena que señalas. Lo digo porque al noreste del polígono del proyecto, en el área colindante con Las Quintas, el matorral esta bien integrado, y a pesar de la cercanía de la población, no tiene impactos serios como podría ser el cambio de uso de suelo. Son al menos dos hectáreas.

    Pero al final es vegetación forestal, y como tal debe ser entendida. Mi valoración es que los matorrales de la zona tienen un grado de equilibrio y desarrollo natural siendo especies de matorral, y no de encino, riparia o de galería. Por ello es que en la evaluación la zona se toma como forestal, y no de otro tipo.

    Los encinos y álamos están en el ANP y el río, pero no en el polígono del estadio. O al menos no de manera representativa, como para ser especies elegidas para mitigar impactos por remoción de vegetación forestal.

    Así más o menos es la valoración que tengo, mi estimado Carlos, considerando la información que a paso lento se esta haciendo pública.

    Toño.

  4. Estimado Toño, estoy en completo acuerdo con los puntos que expones tanto en esta replica como en la mayoría de los que expones en el escrito principal, sin embargo… mantengo la posición, los encinos, de ambas especies, asi como los álamos de río, son especies nativas, aptas ambas para reforestación en esa zona en caso de que el proyecto se concrete, en todo caso la recomendación seria que siembren chaparros prietos, hoja dorada, monilla, anacahuitas, barretas, ebanillos… ademas debes recordar que el matorral submontano es el ecotono entre el matorral desértico y los bosques de encino, de ahí que comúnmente se pueden encontrar especies de ambas comunidades mezcladas. En resumen este es uno de los puntos menos criticables del proyecto, a mi muy humilde opinion.

  5. Hola Toño siempre me ha encantado este tipo de temas y aunque no tenga realmente mucho que aportar YO TE APOYO jajajajaja (es serio pero no seamos amargosos), vine a dar aqui nuevamente (despues de años), ahora por twitter… yo se que tu sabes quien soy!!!!! me da mucho gusto saber de ti y de que sigas informando de una manera clara lo que esta detras de las cosas que nos quieren vender los constructores y gobierno que para “hacer mas comoda nuestra existencia” sabes que si en algo podemos apoyar lo haremos, cuidate mucho y un gusto saber de ti con esta nota!!!!! … Daniela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: