Asesinos de mineros ~ Antonio Hernández.


  En el ejido Sabinas, del      municipio coahuilense  con el mismo nombre, se tiene uno de los atentados ambientales más serios que se tenga registro reciente. Ahí se encuentra una mina de carbón a cielo abierto, o también llamada tajo, que fue construida en pleno cauce del río Sabinas.

Ese río, declarado hace dos años como área natural protegida, en pleno cauce del mismo fue construida una mina de carbón, modificando de manera total la estructura del mismo. Cualquier agresión ambiental que sea posible realizar contra un río, no tiene comparación con la mina adentro del cauce. El impacto que sea -tala de sabinos, vertido de contaminantes, erosión, etc-, no tiene comparación con poner en el río una mina. Terrible la ambición e inconsciencia de quienes impulsan esto.

Pero el daño ambiental lo podemos valorar como el menos trascendente de las prioridades cuando hablamos de la vida de las personas. Hoy por la mañana se tuvo conocimiento de una explosión más (una de tantas que ocurren) en una mina del ejido Sabinas, quedando sepultadas más de 10 personas, además de un minero en la superficie que sufrió la amputación de sus dos brazos, o sea, por enésima ocasión, la historia de los mineros bajo tierra que regresan muertos a la superfice. Y eso cuando regresan, porque tenemos el imperecedero asesinato en Pasta de Conchos. El inflexible derecho a la vida y la seguridad de las personas, nunca ha podido ser garantizado íntegramente en la Región Carbonífera de Coahuila, bajo el pretexto de lo prioritario que es la explotación del carbón mineral.

Primero el carbón, cuya explotación garantiza las ganancias económicas permanentes. Lo demás no importa. La vida de los mineros es el tributo a cubrir para tener derecho a esa riqueza económica. Ya no hablemos el quebranto ambiental irreversible que esa industria implica.

Si los tres niveles de gobierno en décadas no pudieron revertir las condiciones de muerte cuando las minas de carbón era operadas por personas que tenían al menos la experiencia mínima en el ramo, ¿que gestión se podrá concretar si los yacimientos carboníferos más importantes, poco a poco son despojados a sus dueños por los delincuentes?.

Como ha sido en los tiempos recientes, no se tiene voluntad de gestionar el problema, y el añadido de la delincuencia complica terriblemente que se logre un escenario de vida en la extracción del carbón.

Mineros muertos es el resultado inexorable y constante que se puede garantizar en los tiempos vigentes o por venir. Esa es la industria del carbón en la Región Carbonífera de Coahuila.

Antonio Hernández.

t608138@hotmail.com

~ por Antonio Hernández en 3 mayo, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: