La delirante Banda Santa Cesilia | Antonio Hernández.


Para Liz amorosa en mi corazón.

El rumbo de Los Naranjos, en Juárez, Nuevo León, antes de los tiempos de urbanización sin freno, correspondía a las haciendas antiguas como Rancho Viejo o Los Lermas (pueblito sin ley) existentes al oriente de Monterrey. Aún permanecen los caminos que comunicaban la Villa de Guadalupe con esos rumbos, utilizados incluso por pobladores de Cadereyta o Santiago para llevar los productos del campo a los mercados que existían en la Villa de Guadalupe o Monterrey.

En esos ranchos y haciendas abandonadas que dieron paso a extensos asentamientos urbanos me toco conocer a la Banda Santa Cesilia, integrada por músicos migrantes de origen indígena. Atendiendo una invitación de Georgina, Liz y yo acudimos a una celebración del carnaval de febrero. Ahí fue el contacto con el arte mexicano de la banda. Fue la primera vez que me toco escuchar al ensamble de alientos con numerosas melodías al ritmo de banda sinaloense. Esa tarde fue cuando supe de los hombres que aprovechaban el carnaval para vestirse con ropas de mujer, al tiempo que hombres los buscaban para bailar y repegarse entre festivos o lascivos.

Banda Santa Cesilia es un ensamble de viento y percusión. La festiva música viene de la coordinación exacta de los alientos de la tuba, trombón, trompeta, y otro instrumento parecido al corno. Se complementa con una tarola y sus respectivos platillos. Luego de varias presentaciones de la banda me toco apreciar cada vez mejor el trabajo. Una vez en la Alameda Mariano Escobedo y luego en el quiosco de la Plaza Zaragoza.

En un aniversario de Alternativas Pacifícas, invitados por Liz para tocar, me toco estar atento a sus interpretaciones. Una de ella me cautivo y hasta hoy no para de gustarme. La fascinación se mantiene. Se trata de la mejor reinvención del matamorense (tenía que ser fronterizo) Rigo Tovar (El Músico Chiflado) cuya fama y calidad de trabajo nadie puede objetar.

Bajo el techo del quiosco Lucia Sabella empezaron a tocar “Mi Matamoros querido”. Si tal canción en la voz del matamorense y su conjunto Costa Azul tiene letra y ritmo atractivo e inolvidable, con la interpretación de la Banda Santa Cesilia la transformación es algo de no creerse. Ellos la interpretan maravillosamente sonora. La trompeta lleva el inconfundible ritmo de la canción mientras el corno mantiene un hipnótico bufido infinito, culminado con la percusión de la tarola y platillos. El resultado es maravilloso, de trance y delirante.

Hace unos días, caminando en La Alameda con la sospecha de que el ayuntamiento de Monterrey talaría árboles en la plaza, los encontramos tomándose una foto. Les abordamos y entre la plática surgió la idea de grabarlos en video. Tocaron para nosotros el Matamoros Querido, del Músico Chiflado; El Manisero, El Sauce y La Palma, y una interpretación libre de la música narca de El Komander.-

De esas grabaciones Zayra Hernández extrajo el audio, y aquí se los comparto. Son geniales. Fueron grabadas con la fuente de La Alameda de fondo (quizá ya no exista), y en los jardines que con toda certeza han desaparecido.

La dirección para la descarga del audio, en formato libre FLAC es aquí.

Los datos para la contratación de la banda están aquí.

Antonio Hernández

t608138@gmail.com

~ por Antonio Hernández en 16 noviembre, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: