Asesinos de estudiantes | Antonio Hernández.


En la rectoría hay un frontispicio donde se conmemora a Raúl Rangel Frías como uno de los fundadores de la Universidad de Nuevo León. Ahí se recuerda una frase donde refiere a sus años de estudiante como los mejores de su vida:

“Tengo para mi, en los años universitarios, los mejores de mi vida, por esa condición de sentir un impulso en busca del destino personal y colectivo…”

Los estudiantes normalistas en Ayotzinapa se manifestaban por mejorar las condiciones de la educación que se les comparte. Sus demandas ahora son más públicas y sencillas de conocer, y ninguna de ellas corresponde a una reacción violenta de los gobiernos en Guerrero, México.

Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús son los nombres de los estudiantes asesinados. Eran alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, en la comunidad de Ayotzinapa, en Tixtla de Guerrero.

No hay razón válida para matar un estudiante. Nadie debe ser asesinado por demandar mejoras en su educación. Exigir una enseñanza de calidad, o unos pocos pesos más para la alimentación diaria, no ameritan un desalojo violento y asesino. Si el bloqueo de una autopista compete a un quebranto de las leyes, hay caminos legales y justos para sancionar el desacato. Ninguna de esas medidas compagina con el asesinato por la espalda de los estudiantes.

Los días de conocimiento y formación si son de los mejores en la vida. Con terrible horror esa buena circunstancia no corresponde a los estudiantes asesinados y sus familias.

¿Quiénes fueron las cobardes personas que asesinaron a los estudiantes?

Los dos estudiantes en Guerrero, México, no son los primeros que mueren durante su paso en una institución educativa. Aquí en Nuevo León hay que tener presentes los dos alumnos de posgrado en el Tecnológico de Monterrey que fueron asesinados por elementos del ejército mexicano. Uno más de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León se encuentra desaparecido. Otro de la Universidad Nacional Autónoma de México fue asesinado durante su estancia de intercambio en la UANL.

Por la guerra inútil contra la delin-cuencia en México decenas de miles de personas han muerto. Toda la tristeza y dolor que tienen las familias que pierden a alguien consanguíneo o a una persona amiga se multiplica por cien mil.

Esas muertes no son necesarias, mucho menos por simbólicas las de nadie que sea estudiante. El dolor y la rabia han de ser infinitos.

No les maten en la mejor época de su vida. Ya basta de tanta de sangre.

Antonio Hernández.

t608138@gmail.com

~ por Antonio Hernández en 13 diciembre, 2011.

4 comentarios to “Asesinos de estudiantes | Antonio Hernández.”

  1. Ilustrativa la foto… todos (o casi) blandiendo un arma blanca… tonterías de estudiantes… pero violencia al fin y al cabo… bonitos nos hubiéramos visto todos con florecitas… ¿no?

    • Hola, Carlos. Publique la foto pensando en los días de estudiante. Un deseo era hacer ciencia. Esa foto refleja uno de nuestros viajes a campo. Queríamos aprender.
      Fue de los mejores tiempos. Inolvidables.

  2. .

  3. los asesinatos de campesinos -Aguas Blancas– y los militares son hermanitas del convento .. el cacique en turno viene de familia honesta , de padre honesto……. problema esta muy pesadob

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: