El río La Silla lo queremos vivo | Antonio Hernández.


 

La historia del Río La Silla, que aún transcurre intermitente por la zona metropolitana de Monterrey, Nuevo León, corresponde a un relato común a otros ríos en el noreste de México. La riqueza natural de ese cuerpo de agua esta en retroceso. En el portal Movimet se ha publicado información sobre el secamiento de quiza cientos de individuos de sabinos o ahuehuetes, con imagenes de la vegetación que muestra los graves daños, eventualmente irreversibles muchos de ellos.

La desaparición de los ríos para dar paso a la urbanización de las ciudades, es uno de los ejemplos claros donde la planificación del crecimiento se realiza sin considerar criterios de conservación.

El río Nazas, ubicado en Durango y Cohauila, fue secado y sus aguas retenidas por la construcción de presas. Esta circunstancia a su vez derivó en la desaparición de un ecosistema referido como singular en la Laguna de Mayrán.

El río Sabinas, en la Región Carbonífera de Coahuila, por decádas ha tenido el impacto a sus ecosistemas venido de la actividad minera en la extracción de carbón mineral. Kilómetros de bosque de galería (sabinos y álamos) han muerto a consecuencia de estos aprovechamientos nocivos. Aunado se tiene la extracción de material pétreo en el cauce del río para obtener arenas o cascajos de construcción.

La modificación de ecosistemas en la zona de La Huasteca y el río Santa Catarina a su paso por la zona urbana viene de la canalización del mismo, con la motivación de evitar inundaciones a la población. No es asunto reciente la invasión de riberas por las personas, como se advierte. La alteración tenida es la que ha causado inundaciones y numerosas muertes, en el pasado y con certeza en el futuro.

El río La Silla tiene un contexto diferente. A pesar de estar rodeado de espacios urbanos en un segmento mayoritario de su cauce, aún conserva características naturales importantes. Son notables los numerosos sabinos o ahuehuetes que se registran a sus orillas. La presencia de este árbol (Taxodium mucronatum) esta relacionada con la disponibilidad permanente y abundante de agua. Esta especie, la más bella en todo el país, también es sensible a las perturbaciones ambientales de su entorno.

A lo largo del río La Silla, inexplicablemente transcurre un acueducto que transporta agua de drenaje. Luego de la tormenta tropical Alex, ese caño que traslada los desechos de la ciudad quedo expuesto. Aunado a las toneladas de materiales que disminuyeron la capacidad del río para dar curso a crecientes extraordinarias como las que se derivan de huracanes, el gobierno local inicio labores para rehabilitar los daños ocasionados al habilitamiento urbano, empezando en ese momento la degradación del río.

El escenario más probable es que los trabajos para el desazolve y rehabilitación de la capacidad hidraúlica del río La Silla, fueron realizados sin cumplir con la legislación ambiental aplicable. Ello no es novedad para una administración que estos aspectos suele dejarlos para el final u destinarlos al olvido. Los sabinos secos y la desecación del río están relacionados entre si y también con los trabajos de pretendida restauración.

El escenario previsible es la muerte de la vegetación en amplias zonas, y la pérdida del agua superficial en el río. No se puede prevenir el daño cuando ya es evidente e irreversible.

De la experiencia terrible debe quedar el aprendizaje. Los gobiernos municipales y el estatal deben tener claro que una obra de infraestructura que se realice en un río (incluído un cauce seco), sobre una montaña, dentro de un área natural protegida, o en cualquier espacio que posea características naturales, requiere de autorizaciones ambientales reguladas por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. La sintesís de ellas es breve: esos trabajos deben contar con la autorización de impacto ambiental y la de cambio de uso de suelo en terrenos forestales, que son evaluadas por la SEMARNAT.

Ambos instrumentos de política ambiental, imperfectos a más no poder, son los mecanismos más valiosos que poseemos para evitar daños irreversibles como los denunciados en el portal MOVIMET sobre el río La Silla. ¿Cuenta Agua y Drenaje de Monterrey con ambas autorizaciones? Quien no observa las regulaciones de ambos preceptos es un infractor ambiental, que debe ser sancionado por su depredación.

¿Que parte nos corresponde a la comunidad en el daño? Con óptica de conservación, un río en condiciones naturales, no requiere un desazolve. Lo necesita cuando sus riberas han sido invadidas por la especie humana, quedando en riesgo mortal las personas durante los tiempos de inundaciones.

La desecación de ahuehuetes es el costo de la invasión humana en el río, asociada con una gestión ambiental del cauce irresponsable por la autoridad local. La disminución del agua en zonas del río La Silla, con la consecuente pérdida de biodiversidad es algo que veremos en los próximos años. El río La Silla ha sido depredado en su integridad, quizá de modo permanente o irreversible, de no tener procesos inmediatos de restauración del cauce y todos sus elementos dañados.

. Una ciudadana residente en un asentamiento regular aledaño al río ha presentado la impugnación ante la PROFEPA. Los hechos denunciados fueron aceptados como evidentes por la Procuraduría ambiental, lo cual debe resultar en sanciones, y lo que debe ser más importante, el inicio de los trabajos de restauración de la zona.

Antonio Hernández.

t608138@gmail.com

~ por Antonio Hernández en 2 octubre, 2012.

6 comentarios to “El río La Silla lo queremos vivo | Antonio Hernández.”

  1. Espero que la SEMARNAT y todos los organismos q menciona también Moviment en su página inicien pronto la salvaguarda del río. No debemos perderlo. Así como también exijamos q nos devuelvan el bosque La Pastora, terrenos cedidos por sus propietarios a cambio d q fueran de uso para disfrute de todos, no para negocios, ese fue el canje.

    • Ayari. El sábado participamos en una reunión con personas de la academia y residentes en la zona del río. Estuvo también el Delegado de Conagua. Ojala sea buen comienzo para modificar la manera en que se está trabajando.

  2. Siempre me he preguntado quien carajos les da permiso alas constructoras para hacer tantas viviendas en las orillas de un río o donde evidentemente son bajadas de agua e incluso hay grandes encharcamientos? y la respuesta para todo es la misma, -la corrupción- llevandose de encuentro ecosistemas, patrimonio de las personas e incluso sus vidas. Felicidades por tu reportaje y ojalá llegue a los oidos correspondientes. Saluditos.

  3. Excelente artículo y propuesta a la cual yo también me uno. Una precisión: cuando señalas el área de la Huasteca, más bien se debe referir a los terrenos de Santa Catarina situados dentro de la Sierra Madre, los cuales fueron conocidos desde 1596 como “el potrero de Santa Catarina”. La Huasteca es el poblado situado en la margen izquierda del río, en donde comienza la famosa autopista que también destruyó incontables áreas en donde había especies naturales y animales importantísimas. El cañón que todos vemos en postales, con dos cavernas y la casa del doctor Eduardo Aguirre Pequeño se llama de la Virgen porque se ve una imagen religiosa dentro de la cueva más grande y que se forma por efectos de luz y sombra dentro de la misma. Hace un año, la UANL me publicó un librito que se llama LOS RIOS DE NUEVO LEÓN. Ojalá y sea de su interés. Cordialmente Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de Santa Catarina

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo, amigo. Soy Arturo de origen veracruzano, amante de los recursos naturales, y me toco la fortuna de venir a radicar muy cerca por donde pasa una corriente del río. Me dio mucha tristeza lo mal cuidado que esta. Me ubico en la colonia Evolución, Guadalupe Nuevo León. Hice contacto con el diputado Cienfuegos y comente al respecto del rescate del Río. Solo dijo que lo vería y me pidió numero de teléfono por el momento no he recibido mas comentarios. Te felicito y me uno a esta causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: